Estados Unidos abre el paraguas

El gobierno de Estados Unidos se dispone a proteger a sus comunidades vulnerables ante desastres relacionados con el cambio climático, un año después que el huracán Sandy devastó la costa este del país.

Un grupo de tareas de la Presidencia divulgó un informe en el que detalla una estrategia para reconstruir la región devastada en octubre de 2012 por Sandy y proteger a la nación de futuros eventos extremos vinculados al cambio climático.

La “Hurricane Sandy Rebuilding Strategy” (Estrategia de reconstrucción tras el huracán Sandy) incluye 69 recomendaciones políticas, algunas de las cuales ya están en práctica.

Los autores sostienen que están diseñadas para “ayudar a los dueños de viviendas a permanecer en ellas y a repararlas, a fortalecer las pequeñas empresas y a revitalizar las economías y garantizar que comunidades enteras estén mejor capacitadas para soportar y recuperarse de futuras tormentas”.

La disposición del gobierno a confrontar directamente los desafíos relacionados con el cambio climático es vista con buenos ojos por algunos expertos ambientales.

Veintitrés agencias federales participaron en la redacción de la estrategia, lideradas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos.

Las recomendaciones buscan “reducir la burocracia”, pero quienes promueven soluciones más localizadas señalan que en realidad la incrementan, ya que hay muchas agencias involucradas.

La disposición del gobierno a confrontar directamente los desafíos relacionados con el cambio climático es vista con buenos ojos por algunos expertos ambientales

La disposición del gobierno a confrontar directamente los desafíos relacionados con el cambio climático es vista con buenos ojos por algunos expertos ambientales

Mientras, el estudio presenta pautas para usar los 50.000 millones de dólares autorizados por el Congreso legislativo y aprobados en enero por el presidente Barack Obama para reconstruir la región nororiental.

Según el Departamento de Vivienda, la estrategia también busca “servir como modelo para comunidades de toda la nación que enfrentan mayores riesgos de eventos meteorológicos extremos y continuar ayudando a reconstruir la región afectada por Sandy”.

La agencia enfatiza dos de sus recomendaciones como de particular impacto, y ambas giran en torno al potencial de una meteorología más extrema en el futuro.

Una es iniciar “un proceso para priorizar todos los proyectos de infraestructura a gran escala y mapear las conexiones e interdependencias entre ellas, así como pautas para garantizar que todos esos proyectos se construyan para soportar los impactos del cambio climático”.

Otra es “consolidar la infraestructura energética para minimizar los cortes de electricidad y la escasez de combustible –y garantizar la continuación del servicio de telefonía celular- en caso de futuras tormentas”.

El informe también urge a crear una “herramienta de proyección de aumento de nivel del mar” que esté públicamente disponible, a fin de mantener informadas a las comunidades vulnerables sobre cómo pueden cambiar los niveles del agua.

Tales medidas “mejorarán nuestra capacidad de soportar y recuperarnos efectivamente de futuros desastres relacionados con inundaciones en todo el país”, sugieren los autores.

Vía: Jared Metzker | IPS Noticias

Anuncios