Alaska: bosque de tundra se recupera después de un incendio sin precedentes

El bosque de tundra que en el año 2007 sufrió de un incendio sin precedente, se ha recuperado y gran parte de la vegetación ártica está llegando a su estado previo a la acción de fuego, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Alaska.

En abril de 2007, una pared de humo era visible a 23 millas al sur de Alaska, gracias al incendio que se produjo en el Instituto UAF de Estación de Campo de Biología. Los incendios en bosques de tundras son eventos históricamente raros, por eso los investigadores reconocen la oportunidad e investigarlo.

El humo era tan espeso que provocó el cierre de una de las turbinas a lo largo del oleoducto Trans-Alaska.

El incendio, que fue causado por un rayo, quemó 401 millas cuadradas, era visible desde el espacio y duplicó la superficie total de la tundra quemada de Alaska de los últimos 50 años. La combustión de plantas de la tundra y los suelos lanzó 2,3 millones de toneladas de carbono a la atmósfera, una cantidad similar a la del carbono almacenado en los biomas de tundra en todo el mundo.

En 2011, los investigadores se dedicaron a estudiar la recuperación de la vegetación en las plantas y los suelos en las áreas afectadas.

Se recolectaron las plantas y los suelos de las parcelas a lo largo de las áreas que fueron moderada y severamente quemados. Recogieron, midieron y catalogaron las partes por encima y por debajo del suelo.

Aunque se espera un mayor deshielo y cambios en la vegetación resultado del calentamiento climático en el Ártico, los científicos concluyeron que el fuego no parece haber reemplazado a la tundra en un punto de inflexión y cambió radicalmente el panorama.

Vía | Phys.Org

Traducción: Rafael Peñaloza Montilla | ANCA24

Anuncios