La deforestación surge cuando Ecuador desecha plan de protección amazónica

Los datos publicados por Terra-i, una iniciativa de cartografía colaborativa, muestra que la deforestación en Ecuador durante los tres primeros meses de 2013 está en el 300 por ciento por encima de la tasa del año anterior para el mismo periodo.

El informe llega después que el presidente Rafael Correa desecho un plan propuesto para prohibir la extracción de petróleo en el Parque Nacional Yasuní, a cambio de pagos equivalentes a la mitad del valor de las reservas de petróleo sin explotar en el mismo.

Terra-i, es una colaboración entre el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) en Colombia, The Nature Conservancy (TNC), la Escuela de Negocios e Ingeniería (HEIG-VD) en Suiza y en el Kings College de Londres (KCL), que utiliza los satélites y datos de la NASA para detectar la deforestación en América Latina. El sistema muestra que entre el 01 de enero y el 07 de marzo de este año, unas 9.075 hectáreas de bosques de Ecuador fueron talados; en comparación con las 2.931 hectáreas durante el mismo período del año pasado.

Entre enero y marzo de 2013, dos tercios de la pérdida se produjeron en los bosques tropicales de tierras bajas, el ecosistema más rico en carbono denso y en especies en el país. Cerca de 5.000 hectáreas de bosque fueron talados en la región donde se encuentra el Parque Nacional Yasuní.

Yasuní fue la pieza central de un ambicioso y controvertido proyecto presentado por Correa ante la ONU en 2007. El plan preveía la prohibición de la extracción de petróleo en el parque a cambio de pagos por vía de contribuciones.

Correa había solicitado 3.600 millones de dólares – equivalente a aproximadamente la mitad del valor de los 846 millones de barriles de petróleo estimado en esa zona – pero logró recaudar sólo 13 millones de dólares. Las contribuciones procedían en su mayoría de donantes privados y las Naciones Unidas.

El mayor retroceso se produjo en junio de 2011, cuando Alemania se retiró de un compromiso de 50 millones de dólares para el programa. Desde entonces los avances en la iniciativa se han estancado. Los mayores obstáculos eran las preocupaciones por parte de los contribuyentes en la forma que Ecuador utilizaría estos fondos, el riesgo de la inestabilidad política, y si Correa podía cumplir con sus promesas.

Según datos de la ONU, Ecuador tiene una de las tasas más altas de deforestación en América del Sur durante la década de 2000, perdiendo un 1,8 por ciento de su cobertura boscosa anualmente.

Vía: Rhett Butler | mongabay.com

Anuncios