Uruguay creó santuario de ballenas y delfines

Una nueva ley uruguaya prohíbe toda actividad tendiente a dar muerte, caza, captura, agresión, acoso, posesión, transporte, desembarque, comercialización o almacenamiento de cualquier especie de cetáceo que habite o surque los espacios marítimos de jurisdicción nacional.

El Parlamento nacional de Uruguay aprobó una nueva legislación que crea un santuario de ballenas y delfines en las aguas jurisdiccionales de la nación, un proyecto promovido por una organización defensora de los cetáceos y que defiende la continuidad y vida de estas especies.

La iniciativa fue aprobada por todos los partidos políticos, casi un año después que la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC) presentara el proyecto junto a un grupo de niños de escuelas de los departamentos de Maldonado y Rocha (sureste).

La ley declara “las aguas jurisdiccionales y la Zona Económica Exclusiva de la República Oriental del Uruguay, como un Santuario de Ballenas y Delfines”.

El objetivo es “asegurar la presencia de cetáceos en nuestras aguas, que por la importancia para sus actividades reproductivas y migratorias, son de vital importancia para la continuidad de dichas especies que se encuentran amenazadas”, expone la norma.

Por otro lado, la ley prohíbe toda actividad tendiente a dar muerte, caza, captura, agresión, acoso, posesión, transporte, desembarque o cualquier proceso de transformación, comercialización o almacenamiento de cualquier especie de cetáceo que habite o surque los espacios marítimos de soberanía y jurisdicción nacional, sea realizado por embarcaciones nacionales o extranjeras.

En la última década, Uruguay desarrolló el turismo de avistamiento de la ballena franca austral, que entre julio y octubre se acerca a su costa Atlántica. La OCC sostiene que en las aguas del país se han registrado 26 especies de cetáceos, entre los cuales destacan la ballena franca, el delfín franciscana, la tonina y las orcas.

En América Latina ya hay santuarios en Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá y República Dominicana. Estas naciones conforman el denominado Grupo de Buenos Aires, que reúne desde 2005 a los países conservacionistas miembros de la Comisión Ballenera Internacional (CBI). Este grupo ha planteado en reiteradas oportunidades crear un santuario de ballenas en el Atlántico Sur, pero su propuesta aún no ha tenido éxito en la CBI.

Vía | Telesur

Anuncios