Estudios reavivan debate sobre origen de cólera en Haití

La controversia entre científicos sobre los orígenes de la epidemia de cólera en Haití ha sido avivada más aún por dos estudios que presentan posiciones contradictorias.

Uno sostiene que la epidemia se puede rastrear directamente hasta las fuerzas de paz de la ONU. Mientras el segundo cuestiona dicha conclusión y culpa del brote a factores ambientales.

La epidemia, actualmente la mayor en el mundo, empezó en octubre del 2010, después de un gran terremoto que asoló al país a principios de ese año.  Ya en julio de 2011, el cólera se había extendido, infectando en promedio a una persona por minuto.

Más de 8.200 personas han fallecido y otras 670.000 han contraído la enfermedad, de acuerdo a datos publicados por el Ministerio de Salud Pública y Población. La búsqueda del origen de la actual epidemia ha interesado a los científicos porque el cólera no había sido reportado en Haití por más de un siglo.

Esta enfermedad diarreica transmitida a través del agua por la bacteria Vibrio cholerae, que afecta a más de tres millones de personas cada año, es común en África Subsahariana, América Latina y el Sur de Asia.

El informe ‘Peacekeeping without Accountability’ (Mantenimiento de la paz sin responsabilidad), publicado por las Escuela de Derecho y de Salud Pública de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, y la Asociación Haitiana de Derecho Ambiental sostiene que las tropas nepalesas de la ONU encargadas de mantener la paz en el país introdujeron la enfermedad y urge a la organización a asumir la responsabilidad del brote epidémico.

Este estudio apoya su tesis en varias investigaciones que han concluido que la cepa haitiana del cólera es igual a la nepalesa.

Asimismo, reforzaría la conclusión de que la epidemia tendría un origen en el sur de Asia el hecho de que ésta empezó a dos kilómetros de la base militar de la ONU en Méyè, cuyas aguas servidas se habrían filtrado hacia un tributario del Río Artibonite, una de las fuentes principales de agua de Haití.

Además, en julio y agosto de 2010 hubo un brote de cólera en Nepal, los soldados nepaleses llegaron a Haití entre el 8 y el 21 de octubre y la primera hospitalización por cólera reportada en Haití fue el 19 de octubre.

Pero otro estudio, publicado en The American Journal for Tropical Medicine and Hygiene (AJTMH), dice que la epidemia no tiene una causa única, sino que existen dos cepas en Haití: la variante O1, semejante a las poblaciones de V. cholerae del sur de Asia y África, y una cepa local.

Los investigadores sostienen que la bacteria del cólera, latente en las aguas del río, se multiplicó debido a que, por casualidad, encontró condiciones ambientales óptimas en el período en que se desató el brote epidémico: temperaturas cálidas y fuertes lluvias seguidas por inundaciones. La destrucción por el terremoto de la infraestructura de agua y saneamiento habrían contribuido a la propagación de la enfermedad.

Vía: María Elena Hurtado | SciDev.Net

Anuncios