EE.UU.: Ofensiva contra la contaminación del carbón

El gobierno del presidente Barack Obama presionará sobre las nuevas exigencias para las plantas electrogeneradoras a carbón, con el fin de imponer por primera vez límites estrictos a la contaminación por el calentamiento global.

La propuesta cambiaría significativamente la forma en que se genera la electricidad en Estados Unidos, alejándose del carbón como combustible y acercándose a un futuro de fuentes más limpias de energía. También es un paso clave en los planes de Obama para controlar el calentamiento global porque ayudaría a poner fin a lo que calificó de “la contaminación ilimitada del carbón” de las plantas eléctricas.

Aunque la propuesta no afectaría de inmediato a las plantas que ya operan, a final de cuentas obligará al gobierno a limitar sus emisiones, que constituyen una tercera parte de todas las emisiones de gases de invernadero en Estados Unidos. Obama le ha dado a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) hasta el verano del próximo año para proponer esas normas.

La EPA entregó a The Associated Press detalles de la propuesta antes del anuncio oficial.

A pesar de algunos cambios menores, las normas son muy similares a la anunciada el año pasado, que fue duramente criticada por el sector de energía y republicanos, quienes alegaron que de hecho prohibía cualquier nuevo proyecto carbonífero en el país.

Eso se debe a que para cumplir la norma, las nuevas plantas a carbón deberán instalar tecnologías costosas para capturar el dióxido de carbono y almacenarlo bajo tierra. Ninguna planta a carbón ha implementado esa tecnología, en lo fundamental debido al alto costo. Y las plantas que la EPA señala como modelos potenciales, como una que construye la empresa Southern Co. en el Condado Kemper, Mississippi, ha recibido cientos de millones de dólares en donaciones federales y créditos fiscales.

El carbón, que ya batalla por competir con el gas natural barato, es el combustible usado para generar el 40% de la electricidad en Estados Unidos, una proporción que ya se está reduciendo. Y el gas natural no necesitaría más controles ambientales para cumplir la norma.

“Los productores de electricidad y compañías mineras de carbón no tienen razón para rechazar estas normas y todas las excusas del mundo para innovar”, dijo el senador Ed Markey, demócrata por Massachusetts, autor del proyecto de ley de 2009 para controlar el calentamiento global. La iniciativa, que está respaldada por la Casa Blanca, fue aprobada en la Cámara pero rechazada en el Senado.

Vía | AP

Anuncios