Colombia: mineros oran para que no cierren mina

Los 800 residentes de un remoto municipio del centro de Colombia oran a diario para que las autoridades no cierren las pequeñas minas de carbón, para convertirse en una reserva natural, que son su sustento desde tiempos inmemoriales.

Es el caso de la mina “La Flauta” ubicada en Tausa, un pueblo frío, de pocas calles y con muchos campesinos en el departamento de Cundinamarca, a escasos 75 kilómetros al noreste de Bogotá. Hay que ir a pie o en bicicleta durante una media hora para llegar a la mina, algo que muchos de los tausanos hacen a diario.

El eventual cierre de la mina obedece a que la zona donde está ubicada Tausa podría ser convertida por el gobierno en una reserva ambiental donde quedarán prohibidas todas las explotaciones mineras.

El gobierno, sin embargo, salió de inmediato a aclarar que los socavones de Tausa no van a ser cerrados. Quienes viven de la mina tienen claro que si se cierra, la comida en sus casas no será la misma.

“Yo vivo cerquita de la mina en un pequeña finca con mis cinco hijos, tengo una vaquita y siembro papa, pero con eso no se vive”, aseguró telefónicamente Sebastián Echeverría, administrador de la mina desde hace 11 años.

De “La Flauta”, explicó Echeverría, de 45 años y prácticamente analfabeto, viven directamente 200 personas entre trabajadores, mujeres, hijos y abuelos.

Otros mineros consultados recordaron con tristeza que anteriormente recibían quincenalmente un salario de unos dos millones de pesos (1.059 dólares al cambio actual). Hoy sólo llegan a sus manos unos 600.000 pesos (unos 318 dólares). “Eso es muy poco”, enfatizó Echeverría.

El temor a que cierren “La Flauta” tiene atemorizado a Javier Pachón, el alcalde de Tausa. “Estamos muy preocupados porque no sabemos qué vamos a hacer cuando cierren la mina o las minas, porque… acá quedaría todo el mundo sin trabajo”, dijo el burgomaestre.

En Colombia hay unas 1.850 minas que, como las de Tausa, se explotan artesanalmente, dijo telefónicamente Ramiro Restrepo, presidente de la Confederación Nacional de Mineros.

Vía | El Nuevo Herald

Anuncios