América Latina: ¿Por qué las empresas de agua y saneamiento intentan ahorrar energía?

En América Latina, un 45% del agua se pierde antes de llegar al cliente. Esta pérdida, que no se le puede facturar a nadie, no sólo complica el reto de aumentar el acceso a agua potable, sino que también representa un gran despilfarro de energía.

Las empresas de agua y saneamiento consumen alrededor del 4% de la energía total producida en el mundo, pero pierden hasta 4/5 de esa energía entre la planta potabilizadora y el grifo.

Según el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector de Energía del Banco Mundial, (ESMAP) las medidas de eficiencia energética pueden ayudar a las empresas de agua y saneamiento a reducir el costo de energía entre el 5 y el 25%.

Menores pérdidas de agua, mayores ingresos

Los programas de eficiencia energética se han vuelto cada vez más importantes para las empresas de suministro de agua en América Latina.

“La reducción de pérdidas de agua es la forma más eficaz para que las empresas de agua y saneamiento generen mayores ingresos y aumenten el suministro de agua potable”, explicó Gesner Oliveira, experto brasileño en agua no contabilizada.

El uso más eficiente del agua y la energía están intrínsecamente relacionados, pero entre las empresas de agua y saneamiento en América Latina hay poco conocimiento sobre cómo promover la eficiencia energética.

Mediante el intercambio de experiencias y conocimientos, las empresas y los gobiernos locales en América Latina ahora tienen un punto de partida práctico desde el que pueden comenzar a mejorar la gestión del agua en la región.

Vía | Banco Mundial

Anuncios