Fundiciones de Perú se adaptarán poco a poco a normas ambientales

Las fundiciones de cobre que operan en Perú se modernizarán gradualmente a medida que se disponga de tecnología que permita satisfacer las normas ambientales más estrictas que se implementarán, indicó la presidenta de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Eva Arias.

Los nuevos estándares para las emisiones de dióxido de azufre se aplicarán principalmente al complejo Ilo de Southern Copper (NYSE: SCCO) y a la fundición de zinc, plomo y cobre que tenía Doe Run Perú en La Oroya, ya que ellas producen más dióxido de azufre que otras instalaciones, dijo Arias a BNamericas.

Complejos como la fundición de zinc Cajamarquilla de Votorantim Metais y la de estaño Funsur de Minsur (BVL: MINSURI1), además de las acerías operadas por la unidad Siderperú (BVL: SIDERC1) de la brasileña Vale (NYSE: VALE) y Aceros Arequipa (BVL: CORAREI1) no tienen una necesidad tan inmediata de efectuar trabajos de adecuación, ya que no procesan sulfuros, comentó Arias.

“Será gradual, pero también realista”, indicó Arias en la entrevista concedida en la oficina de SNMPE en Lima. “La industria debe adaptarse a los límites más exigentes, pero estos límites deben ajustarse a la realidad”.

Las nuevas normas ambientales de Perú serán las más estrictas del mundo, detalló Arias. Fundiciones como Ilo y La Oroya habían advertido este año que las nuevas normas las forzarían a cerrar.

Southern Copper manifestó también este año que estudia la posibilidad de invertir 350 millones de dólares en mejoras ambientales en Ilo, situada en la costa del sur del país. Southern Copper, que aportó 570 millones de dólares para modernizar el complejo el 2007 a fin de aumentar la retención de emisiones de azufre de 35% a 95%, produjo 677.289 toneladas de cobre refinado el año pasado.

El Gobierno peruano pretende mantener un marco jurídico “competitivo” para estimular la inversión en fundiciones y refinerías, señaló el titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Jorge Merino. El gobierno espera suministrar gas natural a una segunda fundición de cobre en el sur de Perú, que podría tratar concentrados derivados del proyecto de 5.100 millones de dólares Las Bambas, de propiedad de Glencore Xstrata (LSE: GLEN).

Inversionistas que evalúen construir un complejo de fundición compararán la infraestructura, los costos, la disponibilidad de agua y electricidad y las restricciones legales en varios países, comentó Arias. En Chile el límite de emisiones de dióxido de azufre llega a 250ug/m3; en Japón, a 105ug/m3; en la Unión Europea, a 125mg/m3; y en Canadá, a 150ug/m3, agregó.

Vía: Alex Emery | BNamericas

Anuncios