Los graves efectos del deshielo ártico en la economía mundial

Los seres humanos no nos damos cuenta lo que nos hace daño. Somos buenos en el seguimiento de nuestro entorno inmediato: la actividad competitiva, demografía de los consumidores. Cuando nuestro mundo es estable, no necesitamos ampliar nuestro enfoque.

Pero los cambios en la estabilidad a menudo comienzan con señales débiles, casi invisibles indicaciones que pueden ser fácilmente pasados por alto.

Según informa un artículo del sitio ‘Green Biz’, en 2007 la Tierra experimentó el mayor derretimiento del Ártico que se tuviera registro hasta el momento. A finales del verano, quedaba la mitad del hielo que hacía cuatro años. Si bien es normal que cada verano se reduzca un poco, esa cantidad fue exagerada.

El año pasado, el bajo nivel del hielo del Ártico alcanzó un nuevo récord: casi 777.000 kilómetros cuadrados menos que en 2007.

La pregunta es ¿Por qué debería importarnos?

El Ártico juega un rol central en estabilizar el estado climático del planeta. Mientras menos hielo tenga, la Tierra absorberá más calor, lo que contribuirá al calentamiento global. Además, grandes cantidades de metano -un potente gas de efecto invernadero- se encuentra atrapado en el suelo debajo del hielo. Si éste se derrite, el metano puede escapar a la atmósfera y contribuir, también, al daño climático.

Según un reciente estudio publicado en ‘Nature’, los efectos de la liberación de metano costarían al planeta 60 billones de dólares, el valor de la economía del mundo.

Por otra parte, el hecho de que exista menos hielo en el Ártico representa una oportunidad económica para algunos ejecutivos y gobiernos. El Ártico contiene un 30% del gas no descubierto del mundo y el 13% del petróleo. Esto significa tentadores beneficios económicos a corto plazo a las regiones árticas, especialmente con el aumento de la viabilidad de las nuevas rutas marítimas.

Por estas razones, es crucial escuchar más a los científicos que estudian el Ártico para considerar la mejor manera de actuar con este conocimiento: cómo mitigar y adaptarse a estos grandes problemas.

Vía | Terra Economía

Anuncios