Primera zona franca dedicada a prácticas agroecológicas en Haití

La instalación de la primera Zona Franca Agrícola, llamada Nourribo, está ubicada en Trou du Nord, en la parte nororiental de Haití, dedicada a la producción orgánica en el país se concretó tras la firma de un acuerdo entre el gobierno y empresarios.

El acuerdo —firmado por el ministro de Comercio e Industria y presidente del Consejo Nacional de Zonas Francas, Wilson Laleau, el titular de la Dirección de Zonas Francas, Rode Préval, y Jovenal Moïse, director ejecutivo de Agritrans, una empresa local que estará a cargo del proyecto— prevé la creación de alrededor de 3.000 empleos directos y 10.000 indirectos en los próximos cinco años.

Laleau resaltó que el gobierno del presidente Michel Martelly y del primer ministro Laurent Lamothe “está dispuesto a orientar e impulsar ese tipo de inversiones rápidas en todos los sectores” e invitó a “otros promotores a presentar proyectos estructurales en agricultura y otras áreas”.

Haití es uno de los países más pobres del mundo y sufre de inseguridad alimentaria debido a la erosión e infertilidad del suelo causadas por un patrón bimodal de lluvias, tipos de suelos áridos y su topografía montañosa.

Sólo 58% de los 10 millones de habitantes tiene acceso a una cantidad adecuada de alimentos mientras que 30% de las cosechas se desechan, tal como lo señala el exportador de mangos Jean-Maurice Buteau. Los principales motivos son “el mal manejo [de los productos] y la falta de almacenes y redes de transporte”, afirmó Buteau a la prensa.

Impulsar la agricultura

La agricultura ha sido por largo tiempo el pilar de la economía haitiana, pero actualmente contribuye sólo 25% al producto interno bruto. Los críticos aseguran que esto se debe a la falta de financiamiento. Entre el 2009 y el 2010, sólo 7% del presupuesto nacional se destinó a este sector. Diversas organizaciones de la sociedad civil, como Haití Support Group, Hope for Haití y Farm Haití, creen que impulsar la pequeña agricultura es la única forma para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria en el país.

El objetivo del proyecto Nourribio es producir alrededor de 20,000 TM de bananos orgánicos y otros alimentos. Debido a su categoría como zona franca, debe exportar 70% de su producción para beneficiarse de las concesiones tributarias y aduaneras reservadas para las zonas de libre comercio.

Según el enfoque de comercio justo del proyecto, 20% de las ganancias deberán ser distribuidas entre los pequeños agricultores que representan alrededor de 60% de la población haitiana. Préval resaltó que Nourribo busca incrementar los ingresos de los pequeños agricultores para mejorar su capacidad adquisitiva y calidad de vida.

Vía | Noticias Aliadas

Anuncios