Cinco raras especies de aves de América del Sur designadas en Peligro de Extinción

En respuesta a décadas de peticiones una serie de demandas por el Centro para la Diversidad Biológica, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE.UU. designó a cuatro especies de aves raras de Colombia y una ecuatoriana, en Peligro de Extinción bajo la Ley  Federal de los EE.UU.

“La protección de estas aves tropicales vulnerables bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción les dará una mejor oportunidad de supervivencia y atraer la atención sobre la urgente necesidad de proteger sus hábitats”, dijo Jeff Miller, ornitólogo del Centro para la Diversidad Biológica. “La deforestación tropical amenaza con conducir a muchos de las aves más increíbles del planeta a la extinción”, afirmó.

La campaña para proteger a la mayoría de las especies de aves amenazadas del mundo comenzó en la década de 1980 , cuando los ornitólogos preocupados, comenzaron a presentar peticiones para proteger a más de 70 especies de aves internacionales.

Aunque el Servicio de Pesca y Vida Silvestre había determinado en 1994 que la mayoría de la protección garantizada especies internacionales, la agencia no respondió a las peticiones de inclusión. Después de un cuarto de siglo sin protección  legal, por lo menos cinco se habían extinguido.

El Centro para la Diversidad Biológica presentó demandas entre 2004 y 2006, y entonces, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre determinó que más de 50 de las especies de aves justificaban su incorporación al listado. Hasta el momento 36 de las especies de aves han sido protegidas como en peligro critico o amenazadas.

El Listado de Especies lnternacionales en Peligro, restringe la compra y venta de los animales amenazados, asigna fondos de conservación, aumenta la atención gubernamental, y puede respaldar proyectos de desarrollo conjuntamente co los organismos multilaterales de crédito, como el Banco Mundial, para la preservación de hábitats.

Amenazadas

El paujil (crax alberti), también conocido como pavón colombiano y opón, es una especie de ave galliforme de la familia cracidae endémica del norte de Colombia, desde el piedemonte de la Sierra Nevada de Santa Marta hasta la cuenca baja y media del río Magdalena. Este pájaro grande, sobre todo negro es el único pavón con adornos distintivos azules, ganando la especie su nombre común.

El paujil (crax alberti)

El paujil (crax alberti)

Muy poco se sabe acerca de esta ave en la naturaleza debido a su rareza , mientras que al mismo tiempo su gama extendida por toda la amazonia, ahora se limita a sólo una zona de bosque fragmentado en el norte de Colombia.

Se ha visto gravemente afectada por un rápido aumento de la deforestación en la última década a través de la agricultura y otras industrias. Alrededor del 98 por ciento del hábitat de esta increíble ave se ha perdido, y se cree que son al menos de 2.000 individuos que sobreviven.

El tororoí bandeado ó tororoi de Miller, (grallaria milleri), es un ave endémica de Colombia. con una baja densidad de población y alta especificidad de hábitats, que se encuentran sólo en el Neotrópico.

El tororoí bandeado ó tororoi de Miller, (grallaria milleri)

El tororoí bandeado ó tororoi de Miller, (grallaria milleri)

Este tororoi, endémica de los Andes centrales de Colombia, se ha visto gravemente perjudicada por un rápido aumento de la deforestación debido a la agricultura y la invasión humana.

En 1992 los investigadores la consideraban extinguida localmente, fue redescubierta en 1994, y se cree que son sólo unos pocos cientos existen en cuatro poblaciones aisladas.

La Codorniz del Cauca o pava de monte (penelope perspicax) es un ave forestal rara, que sólo se encuentra en la ladera oeste y centro de los Andes de Colombia. Este gran pájaro marrón ó gris, es similar en apariencia a un pavo, gracias a su delgado cuello y cabeza pequeña con una papada, un colgajo de piel debajo de la mandíbula o el cuello.

Codorniz del Cauca o pava de monte (penelope perspicax)

Codorniz del Cauca o pava de monte (penelope perspicax)

La penelope perspicax requiere grandes territorios de forraje, pero hoy se ha relegado principalmente a pequeños parches de bosque, ya que la mayoría de su hábitat de bosque seco ha sido eliminado y está muy fragmentado.

La distribución de la especie se ha reducido en un 95 por ciento desde la década de 1950 como resultado de la producción de la agricultura y los asentamientos humanos . Históricamente, esta magnífica ave se consideraba común, ahora se cree que sólo hay  entre 250 a 1.000 en existencia.

El corcovado gorgiblanco o perdiz santandereana (odontophorus strophium) es un ave galliforme de la familia Odontophoridae que se encuentra en los bosques de la Cordillera Oriental de los Andes de Colombia, entre los 1500 y 2500 m de altitud.

Corcovado gorgiblanco o perdiz santandereana (odontophorus strophium)

Corcovado gorgiblanco o perdiz santandereana (odontophorus strophium)

La especie ha disminuido su población, debido a la deforestación, la tala , la conversión de los bosques para la agricultura, el cultivo de coca y los esfuerzos de erradicación de las drogas que utilizan herbicidas. Menos de 500 de estas perdices forestales se cree que permanecen en hábitats fragmentados.

El colibrí de esmeraldas (chaetocercus berlepschi), es una especie de la familia Trochilidae, es una pequeña y misteriosa ave con color violeta llamativo, plumaje verde y blanco, endémica de Ecuador. Poco se sabe acerca de esta especie de distribución restringida, ya que parece desaparecer de lugares conocidos durante meses no reproductivos.

El colibrí de esmeraldas (chaetocercus berlepschi)

El colibrí de esmeraldas (chaetocercus berlepschi)

Se encuentra solamente en el Ecuador. Su hábitat natural son los bosques húmedos subtropicales o tropicales de tierras bajas. Está amenazada por pérdida de hábitat.

Su entorno de bosque preferido es uno de los hábitats forestales más amenazados en el Neotrópico. Su población se ha reducido en un 99 por ciento y está muy fragmentada, debido a la rápida deforestación como resultado de la tala y remoción agricultura. Se creía extinta hasta que fue redescubierta en 1990, después de no ser avistada desde 1912.

Gustavo Carrasquel | ANCA24

Anuncios