Ecuador: Expedición robótica estudiará el fenómeno de El Niño en Galápagos

Si bien todavía no hay evidencia concluyente que relacione ambos fenómenos, los expertos se toman muy en serio la posibilidad de que las malas prácticas ambientales tornen más frecuente e intenso el evento climático de El Niño.

“Por cientos de años este sistema (climático) se ha mantenido sin el peso adicional del calentamiento global”, dijo a la AFP Eduardo Espinoza, responsable de Investigaciones Marinas del Parque Nacional Galápagos (PNG).

Sin embargo, advierte, el cambio climático asociado al hombre podría convertir a El Niño en una sentencia de muerte para varias especies marinas únicas del archipiélago ecuatoriano.

“Con estudios a futuro vamos a poder determinar si es que tenemos mayor intensidad y frecuencia de estos fenómenos de El Niño por el cambio climático”, señaló Espinoza.

Ubicado a unos 1.000 km de la costa, el archipiélago de Galápagos -el laboratorio natural que inspiró la teoría evolutiva- sufre cada tanto con la llegada de El Niño, caracterizado por el aumento de las temperaturas en el océano Pacífico, las fuertes lluvias y el debilitamiento de los vientos.

A raíz de ello, científicos del Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar), en alianza con los organismos estadounidenses de investigación WHOI y Scripps, lanzarán el 16 de octubre una expedición robótica para conocer más sobre esta anomalía.

Por los siguientes dos años, seis robots se sumergirán en el mar de Galápagos para recolectar datos sobre la subcorriente Ecuatorial de Cromwell, responsable de la generación de alimento en las aguas de las islas e involucrada en el fenómeno de El Niño, dijo a la AFP el capitán Wellington Rentería, del Inocar.

“El Niño ha generado estragos en Galápagos, especialmente el aumento de la temperatura ha hecho que prácticamente todos los arrecifes de coral hayan desaparecido”, recordó.

Organizaciones como el Programa Internacional Sobre el Estado de los Océanos (IPSO, en inglés) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) advirtieron a inicio de mes que los océanos están sufriendo un triple impacto: el calentamiento global, la desoxigenación y la acidificación (descenso del pH).

Vía | AFP

Anuncios