El cambio climático en Estados Unidos inicia la era de las súper tormentas

El Huracán Sandy arrasó con gran parte de la costa este de Estados Unidos, dejando inaccesible carreteras y edificios. Expertos de la comunidad científica se preguntaban si está súper tormenta era un fenómeno casual perteneciente a la temporada de huracanes, o si era producto de otras circunstancias.

Poco después del Huracán Sandy, el experto Michael Oppenheimer, profesor de la Universidad de Princeton y director del Programa de Ciencias de Políticas Ambientales y de Tecnología, se refirió en varios medios de comunicación estadounidenses acerca de cómo esta gran tormenta que había golpeado Estados Unidos y a otros países había empeorado debido al calentamiento global.

“Esto es definitivamente algo que esperamos a futuro”, adelantó el experto en el 2012. “Si bien el cambio climático no provocó el Huracán Sandy, claramente empeoró su impacto”. De acuerdo al experto, esto se debe a que los niveles de los océanos han ido aumentando en los últimos siglos por el cambio climático. “La situación va a empeorar en los próximos años y décadas, a menos de que disminuya la emisión de gases del efecto invernadero”.

En la comunidad científica existen expertos que dudan que exista una relación entre las grandes tormentas y el calentamiento global, indicando que es demasiado pronto para sacar conclusiones. Las teorías de Oppenheimer sin embargo, se confirmaron en cierta medida con la llegada de Haiyan.

Este huracán golpeó Filipinas, siendo uno de las tormentas más potentes del último tiempo. De acuerdo a la información recopilada por el Centro Conjunto de Advertencia de Tifones de la Armada de Estados Unidos, Haiyan produjo vientos sostenidos de hasta 269kmh con ráfagas de 324kmh.

El anterior récord pertenecía al Huracán Camille el 1969, que golpeó a Misisipi con vientos de 305kmh. Sandy por otra parte afectó el 2012 a Haití, República Dominicana, Jamaica, Cuba, las Bahamas, Bermudas, Estados Unidos y Canadá, tuvo una extensión de 1.800 kilómetros, y provocó vientos de 130kmh, siendo una de las tormentas más grandes en de la temporada de huracanes en el Atlántico de 2012.

Fuente | NJ.com, CBS News, CNN, NOAA.

Anuncios