Tráfico ilegal de fauna, cuarto negocio con más ingresos en Colombia

Un estudio e investigación elaborado por la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres, asegura que este mercado ilegal figura en el cuarto lugar de ingresos por debajo del narcotráfico, tráfico ilegal de armas y trata de personas o prostitución.

Cada año y según cifras de la Interpol, el comercio ilícito de fauna y especialmente de especies en riesgo de extinción, genera cerca de 17 mil millones de dólares.

En Colombia el panorama es preocupante: unos 160 animales son incautados y decomisados por autoridades ambientales.

Claudia Brieva, directora de la Unidad de Rescate y Rehabilitación, asegura que el problema del tráfico ilícito de animales en Colombia, se expandió considerablemente de áreas como los Llanos Orientales, Chocó, Amazonas y el Caribe, a departamentos como Bolívar, Cauca, Córdoba, Santander, Valle del Cauca, Sucre, Antioquia o el centro de Colombia.

“El principal problema del tráfico de fauna en el país es que hay demanda, y en muchas ocasiones quienes compran un animal de estos creen que lo están salvando o están haciendo algo por preservarlo. Mientras un traficante gane dinero, el negocio seguirá, así como la destrucción y la amenaza para muchas especies”, afirmó Brieva.

Otro gran conflicto generado por el comercio ilegal de fauna en Colombia, es que los animales silvestres se domestican, se acostumbran a vivir sin riesgos ni amenazas naturales, y luego, cuando se reintegran a sus hábitats naturales, no son capaces de sobrevivir a las condiciones propias de su especie.

Las especies más vulnerables al tráfico ilícito en Colombia son los jaguares, tigrillos, babillas y caimanes por sus pieles, las tortugas e iguanas por sus huevos, o para ser mascotas como algunas serpientes boas, loros y guacamayas, micos, osos perezosos, turpiales y sonsonetes y además incrementa el negocio de la venta de saínos, venados, dantas y lapas para comercializar su carne.

Fuente | http://www.rcnradio.com

Anuncios