El Fondo de la ONU contra el cambio climático nace con pocos recursos

El nuevo organismo tiene su sede en Corea del Sur y cuenta en principio con solo 40 millones de dólares, de los 10.000 millones previstos.

La Organización de Naciones Unidas ha presentado recientemente en Corea del Sur la sede oficial del Fondo Verde por el Clima, un mecanismo multilateral para financiar la lucha contra el cambio climático en los países en desarrollo.

La iniciativa parte con un total de 40 millones de dólares, a pesar del compromiso multinacional de aportar 10.000 millones de dólares anuales entre 2011 y 2013 y hasta 100.000 millones de dólares anuales en 2020.

Los países desarrollados comprometidos con este sistema de ayuda se muestran reacios a hacer efectivos los compromisos económicos por lo que no ha aportado las cantidades previstas y que inicialmente eran voluntarias.

El copresidente del comité del fondo, José María Sarte Salceda, ha explicado que el fondo está encarrilado a iniciar su movilización de recursos el próximo año, con una capitalización rápida y sustancial, de modo que se pueda usar el dinero para los países con mayor necesidad.

El fondo, que no estará totalmente operativo hasta la segunda mitad de 2014, tratará de hacer posibles los planes de reducción de emisiones de efecto invernadero y pagará los proyectos en las naciones pobres para proteger comunidades en riesgo por las consecuencias del cambio climático, como el aumento del nivel del mar, las sequías y el daño a las cosechas. Las naciones ricas prometieron en 2010 brindar 10.000 millones de dólares al año en financiación entre 2011 y 2013, y aumentar los fondos hasta 100.000 millones de dólares anuales para el 2020.

Pero la entrada de dinero ha sido mucho menor a lo previsto, e incluso ha caído en dos tercios en 2013 frente a 2012, dijo el Instituto de Desarrollo de Ultramar británico (ODI por su sigla en inglés). El Fondo Verde por el Clima es fruto del compromiso adoptado en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático que se celebró en Cancún (México) en 2010, tras reconocer que el cambio climático ha sido provocado históricamente principalmente por las emisiones de gases de efecto invernadero en los países desarrollados.

En la reciente Cumbre del Clima de Varsovia (Polonia), las naciones en desarrollo presionaron por un plan detallado para aumentar los fondos y propusieron que se llegara a 70.000 millones de dólares en 2016, aunque no lograron aceptación de los países desarrollados. El aspecto financiero sigue siendo un punto clave en los esfuerzos por acordar un nuevo pacto global sobre cambio climático, que casi 200 naciones esperan sellar en París en diciembre de 2015.

Las principales economías emergentes, como India, señalan que no quieren comprometerse con metas de reducción de las emisiones de dióxido de carbono antes de que el mundo desarrollado exponga sus promesas sobre la financiación en el tema climático. “Lo que está mal en el Fondo Climático Global es que no hay dinero”, dijo el ministro indio de medio ambiente, Jayanthi Natarajan, en una rueda de prensa durante las conversaciones sobre el clima del mes pasado en Varsovia.

Nuevos informes preocupantes

La presentación del nuevo Fondo Verde coincide con la reciente publicación de un nuevo estudio sobre la gravedad de los impactos futuros del cambio climático. En esta ocasión, los datos han sido elaborados por un grupo de expertos a instancias del Consejo Nacional de las Ciencias de Estados Unidos.

El informe presentado oficialmente el martes advierte que las grandes alteraciones provocadas por el cambio climático se podrían producir “en pocas décadas o incluso pocos años”, dejando poco margen de actuación para mitigar las consecuencias, sobretodo en los países más pobres.

“El nuevo estudio ayuda a distinguir las amenazas más inminentes de las que tienen menos probabilidades de ocurrir este siglo”, ha explicado James White, profesor de ciencias geológicas en la Universidad de Colorado, Boulder, y presidente del comité redactor del documento.

“La evaluación de los cambios climáticos y los impactos en términos de su potencial magnitud y la probabilidad de que se produzcan ayudará a los responsables políticos y las comunidades a tomar decisiones informadas sobre cómo preparar o adaptarse a ellos”, destaca este experto norteamericano.

Fuente | http://www.lavanguardia.com

Anuncios