Científicos recomiendan actuar con tacto en el diseño de sistemas de gobernanza forestal

La gobernanza forestal con frecuencia significa abordar las inconsistencias en la gestión de la tierra, los árboles y los recursos, proceso que puede complicarse por las interacciones entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil, según los científicos.

“Las normas pueden ser una forma de mejorar la gobernanza, pero en muchos casos se trata de normas internacionales voluntarias sin requisitos de cumplimiento – sabemos por experiencia que estas normas frecuentemente son burladas”, dijo Andrew Wardell, Director de Investigación del Programa de Bosques y Gobernanza, del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

Los formuladores de políticas están desarrollando un marco para asegurar que los esfuerzos enfocados en la conservación de los bosques no afecten adversamente a las comunidades con derecho a recibir incentivos de ayuda por parte de los países desarrollados, al demostrar que han logrado una reducción en las emisiones de carbono.

Estrategias para el éxito

El interés actual en la verificación de la procedencia legal de la madera y la eliminación de los productos aprovechados ilegalmente, está poniendo nuevamente a los gobiernos en el centro de la gobernanza forestal, dijo Cashore.

Los nuevos Acuerdos de Asociación Voluntaria  de la Unión Europea, que permiten despachos de madera solamente desde los países que verifican que sus exportaciones cumplen sus propias leyes nacionales, son un ejemplo de una norma voluntaria convertida en una base legal, dijo Wardell – agregando que es demasiado temprano para decir si esto es exitoso.

Vía: Thomas Hubert | CIFOR

Anuncios