A pesar del entusiasmo por REDD+ la deforestación en Perú continúa

A pesar de que Perú se ha establecido una meta de deforestación cero para el año 2021, las condiciones económicas y políticas favorecen su aumento, asegura un nuevo estudio.

“Perú está experimentando un crecimiento económico”, dijo Mary Menton del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR). Ella es una de las principales autoras del documento “Contexto de REDD+ en Perú: Motores, actores e instituciones”  (publicado en castellano), el más reciente de una serie de trabajos ocasionales que reúnen y analizan amplia información sobre las condiciones políticas y económicas en los países con gran riqueza forestal.

“Gran parte de este crecimiento está sucediendo – y es probable que continúe haciéndolo – a costa de la Amazonía peruana”.

El esquema REDD+, que ha formado parte de las negociaciones de las Naciones Unidas sobre cambio climático desde 2007, propone que los países en desarrollo pueden disminuir los gases de efecto invernadero reduciendo la deforestación y degradación forestal, conservando los bosques, aumentando el número de árboles plantados y promoviendo la gestión y uso sostenible de los bosques.

Las cifras oficiales  presentan la cobertura forestal de Perú en alrededor de 73 millones de hectáreas, equivalente a 60 por ciento de su territorio. La tasa de deforestación de 0.15 por ciento es relativamente baja, aunque la deforestación representa casi  la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero en el país.

“Estas tasas históricas de deforestación no reflejan los efectos de la nueva y futuras carreteras interoceánicas y tampoco la reciente expansión agroindustrial en la Amazonía”, dijo Hugo Che Piu, autor principal y presidente de Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR).

A pesar de que el Ministro del Medio Ambiente de Perú ha anunciado en foros internacionales su compromiso para lograr la deforestación neta cero con su plan para conservar 54 millones de hectáreas de bosques, estas metas no reflejan los impactos de las actividades actuales y planificadas que impulsan el crecimiento económico, tal como una carretera importante y proyectos de infraestructura energética.

“Si el gobierno realmente quiere lograr la deforestación neta cero y reducir sus emisiones derivadas por el cambio en el uso de la tierra, debe balancear las demandas para la conservación de los bosques y el crecimiento económico”, dijo Menton.

Fuente | blog.cifor.org

Anuncios