Paraguay: Mayor deforestación está en tierras indígenas

Un reciente estudio científico ha desvelado que el bosque del Chaco paraguayo, último refugio para los indígenas Ayoreos no contactados, está siendo devastado al registrar la tasa de deforestación más alta del planeta.

El trabajo corresponde a la Universidad de Maryland, ha puesto de manifiesto que el bosque de arbustos del Chaco paraguayo (…) “está experimentando una rápida deforestación por el desarrollo de las haciendas ganaderas. El resultado es que registra la tasa más elevada de deforestación del mundo”.

Unas dramáticas imágenes satelitales muestran la increíble extensión de destrucción forestal que se ha producido en el Chaco entre los años 1990 y 2013; también que el área reclamada por los ayoreos es una de las últimas franjas de bosque que quedan.

La Secretaría del Ambiente de Paraguay (SEAM) generó recientemente indignación al otorgar licencias a la empresa ganadera brasileña Yaguarete Porá S.A. y a Carlos Casado S.A. (filial de la constructora española Grupo San José) a pesar de encontrarse dentro de una reserva de la biosfera de la Unesco.

Como muchos pueblos indígenas alrededor del mundo, los ayoreos dependen del bosque para su supervivencia y lo han protegido durante miles de años. Sin embargo, se ven forzados a vivir en una constante huida de las excavadoras que clarean constantemente su bosque. Cualquier contacto con los ganaderos podría aniquilarlos, puesto que carecen de inmunidad frente a las enfermedades que propagan quienes se acercan a sus tierras.

En un llamamiento urgente al Relator Especial de la ONU sobre pueblos indígenas, la organización ayoreo OPIT se refirió a estas tribus como aquellos “para quienes la conservación de los bosques y sus territorios constituyen la vida misma, de ello depende su cultura, su alimento, su salud, su autonomía”. Por ello, informó de que los proyectos ganaderos que quieren ejecutar en este territorio “significan arrasar, devastar el sistema de bosques nativos del lugar, con todos sus recursos naturales de fauna y flora e implica violentar directamente los derechos más elementales, más vitales de los indígenas”.

Stephen Corry, director de Survival International, se pregunta “¿durante cuánto tiempo más se jactará Paraguay de tener dos reservas de la biosfera de la Unesco? Con la tasa de deforestación más alta del mundo, el Chaco no durará para siempre, afirmó, porque con ello, “la única tribu no contactada del país será destruida”. Opina que el Gobierno debe impedir que los ganaderos brasileños sigan destruyendo la herencia de su pueblo” antes de que sea demasiado tarde para el Chaco y también para los ayoreos”.

Fuente | http://www.erbol.com.bo

Anuncios