Shell suspende planes de perforación del Ártico

Recientemente, Ben van Beurden, el CEO de la compañía Shell, quien ocupa su cargo desde principios de año, comunicó las decisiones estratégicas para este nuevo año que se plantea, y entre ellas, está la cancelación de las prospecciones petroleras en el Ártico, en 2014.

Según informó Greenpeace, la decisión partió de la reciente sentencia que dictaminó una corte federal estadounidense, a raíz de una demanda realizada por organizaciones ambientalistas e indígenas.

De acuerdo al fallo, el Gobierno no valoró adecuadamente los riesgos medioambientales que entrañaban tales operaciones cuando dio luz verde a la petrolera para llevar adelante el proyecto, lo que ahora plantea obstáculos sustanciales en los planes de Shell para la prospección en alta mar de Alaska. Como resultado, la petrolera decidió poner fin a su programa de exploración.

“Celebramos el fallo de la corte, así como la decisión del CEO de Shell, Ben van Beurden; pero, al mismo tiempo, exigimos que rompa su acuerdo con la petrolera rusa Gazprom y abandone todas sus intenciones en el Ártico en forma definitiva”, expresó Mauro Fernández, quien se encuentra a cargo de la campaña del Ártico de Greenpeace en Argentina.

Asimismo manifestó que el Ártico debe ser declarado zona protegida, y que la principal amenaza para la región es precisamente la actividad petrolera, ya que como consecuencia derrite los hielos causando calentamiento global.

Desde el inicio del movimiento, en 2012, más de cinco millones de personas se adhirieron a la campaña propulsada por Greenpeace alrededor del mundo para evitar estas actividades en el Ártico.

Entretanto, la empresa Shell, en su página web, alegó que fueron una de las primeras empresas, en el año 1997, que comenzó a reconocer la amenaza del cambio climático y a exigir a los gobiernos, a su industria y a los usuarios de energía que tomen las medidas necesarias.

Del mismo modo, manifestaron que están llevando adelante una gestión del impacto medioambiental con el fin de proteger la biodiversidad, prevenir los derrames de petróleo, reducir las emisiones de contaminantes y hacer un consumo responsable del agua.

En septiembre del año pasado, la organización ambientalista Greenpeace realizó una protesta en una plataforma de Gazprom, contra la extracción de crudo en el Ártico ruso y como resultado 30 activistas quedaron detenidos en Rusia por más de tres meses.

Fuente | http://www.lagranepoca.com

Anuncios