Bolivia: cuando las aguas cubren la tierra

El departamento boliviano del Beni se encuentra en estado de emergencia permanente por motivos que mucho tienen que ver con fenómenos meteorológicos extermos, ha manifestado la ONG Manos Unidas.

“Tijaraipa, nuestro socio local en la zona, nos relata los muchos daños que las lluvias torrenciales están causando a las poblaciones campesinas e indígenas más vulnerables”.

A lo largo del mes de febrero,  explican, “la furia del agua se hizo sentir en casi todos los municipios del Departamento, provocando que un sin número de familias lo pierdan absolutamente todo, y como siempre los más pobres son los que sufren con más dureza”.

La mayor parte de las áreas rurales, tanto indígenas como campesinas, con las que Manos Unidas y Tirajapa trabajan en proyectos de desarrollo, se hallan ahora anegadas por las aguas. También Trinidad, la capital de Beni, se encuentra amenazada. Si continúa lloviendo, se estima que el agua llegaría a alcanzar una altura de 1,5 metros.

“Pese a que ha habido una gran solidaridad de los bolivianos, la ayuda no es suficiente porque los damnificados ya sobrepasan los 60.000, y las raciones de alimentos y agua no son suficientes considerando las familias extendidas que hay en la región”, advierten.

“La situación es grave. Los más afectados son los niños y los ancianos, pues no hay agua salubre, los alimentos son escasos, nos han solicitado arroz, azúcar, harina, aceite y medicinas”, explican. Tampoco se han librado del desastre los animales, que “en su mayoría se han ahogado o han sido abandonados”. Las organizaciones indígenas y campesinas se encuentran recabando información sobre el número de afectados que hay en sus comunidades afiliadas y así poder obtener ayuda inmediata.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=OGtGfB3cxNU%5D

Fuente | http://www.elmercuriodigital.net

Anuncios