Argentina gana Reserva de Biósfera en la Península Valdés

Una península con forma de hacha que se adentra en el Océano Atlántico Sur y que es el hogar de una enorme y diversa colección de fauna tanto terrestre como marina.

Los conservacionistas celebran el anuncio de la UNESCO que denominó a la Península Valdés de Argentina reserva de la biosfera en el marco del Programa Hombre y Biósfera (MBA por sus siglas en inglés).

“Las ballenas francas australes que nadan a pocos metros de la orilla, las escuelas de delfines oscuros, enormes colonias de pingüinos magallánicos, los apostaderos de lobos marinos de América del Sur que son un hervidero de actividad, las orcas que llegan a las orillas de las playa para capturar crías y elefantes marinos del sur que se apiñan en miles en playas de arena solitarias, esta es la vida silvestre que hace de la Península Valdés, en la costa de la Patagonia algo tan especial, una de las grandes maravillas naturales del mundo”, comenta el Senior en Conservación, William Conway, de Wildlife Conservation Society (WCS).

De hecho, la península alberga la mayor colonia de cría de elefantes marinos del sur (Mirounga leonina) en América del Sur y es el hogar de 4.000 ballenas francas australes (Eubalaena australis), aproximadamente un tercio de la población total en el mundo. En tierra, la reserva cuenta con abundantes poblaciones de guanacos (Lama guanicoe), conejos como la mara patagónica (Dolichotis patagonum) y el ñandú de Darwin (Rhea pennata), estos dos últimos se encuentran dentro de las especies  amenazadas.

Alberga la mayor colonia de cría de elefantes marinos del sur, en América del Sur y es el hogar de 4.000 ballenas francas australes, aproximadamente un tercio de la población total en el mundo.

Los conservacionistas celebran el anuncio de la UNESCO que denominó a la Península Valdés de Argentina reserva de la biosfera en el marco del Programa Hombre y Biósfera (MBA por sus siglas en inglés). Una península con forma de hacha que se adentra en el Océano Atlántico Sur y que es el hogar de una enorme y diversa colección de fauna tanto terrestre como marina.

0715.PV-biosphere-reserve-August-2013-copy.600

“Las ballenas francas australes que nadan a pocos metros de la orilla, las escuelas de delfines oscuros, enormes colonias de pingüinos magallánicos, los apostaderos de lobos marinos de América del Sur que son un hervidero de actividad, las orcas que llegan a las orillas de las playa para capturar crías y elefantes marinos del sur que se apiñan en miles en playas de arena solitarias, esta es la vida silvestre que hace de la Península Valdés, en la costa de la Patagonia algo tan especial, una de las grandes maravillas naturales del mundo”, comenta el Senior en Conservación, William Conway, de Wildlife Conservation Society (WCS).

De hecho, la península alberga la mayor colonia de cría de elefantes marinos del sur (Mirounga leonina) en América del Sur y es el hogar de 4.000 ballenas francas australes (Eubalaena australis), aproximadamente un tercio de la población total en el mundo. En tierra, la reserva cuenta con abundantes poblaciones de guanacos (Lama guanicoe), conejos como la mara patagónica (Dolichotis patagonum) y el ñandú de Darwin (Rhea pennata), estos dos últimos se encuentran dentro de las especies  amenazadas.

Su designación como Reserva de Biósfera significa que la reserva de la Península Valdés se convierte en parte de una red global para poner a prueba nuevas ideas de gestión sostenible con el fin de armonizar mejor la protección del medio ambiente con las necesidades y economías humanas. Por otra parte, a la designación se suma Punta Ninfas, justo al sur de la península, dentro de la zona protegida.

El hogar de los elefantes marinos, leones marinos sudamericanos (Otaria flavescens), cormoranes imperiales (Phalacrocorax atriceps), y de los pingüinos de Magallanes (Spheniscus magellanicus) -especies consideradas como amenazadas- se encuentra actualmente en peligro por la urbanización y la proliferación de los vehículos todo terreno, según la WCS.

Cristián Samper Presidente y CEO de WCS, dice que la Península Valdés tiene una de las “mayores concentraciones de vida silvestre en comparación con cualquier otra área en toda la costa de la Patagonia”, y que la designación del parque como Reserva de la Biósfera “es la culminación de muchos años de duro trabajo por parte de todos los asociados”.

Por Jeremy Hance | news.mongabay.com

 

Anuncios