Corales del Caribe pueden desaparecer en dos décadas

La supervivencia de los corales del Caribe está fuertemente amenazada y los que quedan, apenas una sexta parte de los arrecifes coralinos originales, pueden desaparecer en 20 años, advierte un reciente informe.

Las principales razones de que esta especie se encuentre en peligro de extinción son el crecimiento explosivo de la población, la sobrepesca, la contaminación de las zonas costeras, el calentamiento global y las especies invasoras, señala la investigación científica.

Se trata de una evaluación conjunta del Programa de la ONU para el Medioambiente y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en la que participaron 90 investigadores, los que concuerdan en que más la mitad de los corales del Caribe desaparecieron desde los años 70. “El ritmo al que los corales del Caribe disminuyeron es realmente alarmante”, declaró el director de Programa Global Marine del UICN, Carl Gustaf.

Sin embargo, su suerte no está echada, asegura el informe, que afirma que la reintroducción de peces loros (especie herbívora) y el mejoramiento de gestión de su hábitat pueden salvarlos. La pérdida de ese pez -por una pesca excesiva el siglo pasado-, así como de erizos marinos -debido a una enfermedad desconocida que los diezmó en el siglo XX- es considerada una de las causas de la pérdida de corales en el Caribe.

La fuerte disminución de estas especies rompió el delicado equilibrio del ecosistema de los corales y le permite a las algas, de las que normalmente los corales se alimentan, ahogar los arrecifes. Para eso se requiere una protección frente a la sobrepesca y a la contaminación de los litorales marítimos, que podrían ayudar a la recuperación de los arrecifes y hacerlos más resistentes frente al cambio climático, que provoca un aumento en la temperatura de los mares.

Este último fenómeno es considerado como la causa principal de la degradación de los corales debido a que aumenta el nivel de acidez de los océanos y causa su blanqueamiento o pérdida de pigmentación. La investigación, basada en el análisis de más de 35.000 muestras en 90 lugares diferentes del Caribe, corrobora también que los corales protegidos de la sobrepesca y la contaminación costera (por el turismo o el desarrollo de infraestructuras) soportan mejor el cambio climático.

Por otra parte, se consiguió determinar que las población más saludable de corales se encuentra en áreas donde se prohibió o limitó cualquier actividad que pueda dañar a los peces loro, como en el santuario nacional marino de Estados Unidos, Flower Garden Banks, en la zona norte del Golfo de México, Bermuda y Bonaire. El informe alienta medidas como la de Barbuda, que está preparando el plan de gestión para convertir una tercera parte de sus aguas costeras en reservas marinas.

Las zonas del Caribe donde los corales más disminuyeron corresponden a Jamaica y toda la extensión del arrecife de Florida, desde Miami hasta Key West, así como las Islas Virginia, en Estados Unidos.

El Caribe alberga al 9 por ciento de los corales de todo el mundo, que en total vive en aguas de 38 países, donde su existencia genera importantes ingresos a las poblaciones locales a través de la pesca, el turismo y otros servicios. Se considera que la pesca artesanal, que es una actividad esencial para la economía de varios países caribeños, tiene efectos “catastróficos” sobre los corales y la supervivencia de éstos.

Fuente | http://www.eldia.com

Anuncios