Glaciares de la Antártida se derriten a un “ritmo increíble”

Se ha realizado un análisis exhaustivo de 21 años de la zona que se derrite más rápidamente en la Antártida. La investigación abarca los años 1992-2013.

Un análisis exhaustivo de 21 años de la zona que se derrite más rápidamente en la Antártida, ha encontrado que la tasa de fusión de los glaciares se ha triplicado en la última década.

Los glaciares que desembocan en el Mar de Amundsen en la Antártida Occidental, sufren hemorragias de hielo más intensas que cualquier otra parte de la Antártida, y son los contribuyentes más importantes a la elevación del nivel del mar.

Este estudio realizado por científicos de la Universidad de California en Irvine (UCI), y la NASA es el primero en evaluar y conciliar las observaciones de cuatro técnicas diferentes de medición.

“La pérdida de masa de los glaciares está aumentando a un ritmo increíble”, dijo Isabella Velicogna, investigadora de la UCI y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. Velicogna es coautora de un artículo sobre los resultados, que ha sido aceptado para su publicación en la revista Geophysical Research Letters.

El autor principal Tyler Sutterley, candidato doctoral en la UCI, y su equipo hizo el análisis para verificar que la fusión de la Antártida está cambiando a gran velocidad.

glaciers-of-amundsen-sea-antarctica

“Estudios anteriores habían sugerido que esta zona estaba empezando a cambiar desde la década de 1990 muy dramáticamente, y queríamos comprobarlo comparando las diferentes técnicas”, dijo Sutterley.

Los investigadores conciliaron las medidas del balance de masa de los glaciares que desembocan en la ensenada del Mar de Amundsen. El balance de masa es una medida de la ganancia y pérdida de los glaciares de hielo con el tiempo vinculada a la acumulación de nieve, descargas de hielo como icebergs y otras causas. Estas mediciones estaban disponibles desde 2003 hasta 2009.

Combinados, los conjuntos de datos analizados, que incorporan varios satélites, abarcan los años 1992-2013. Los glaciares de la ensenada pierden masa durante todo el período completo.

Los investigadores calcularon dos cantidades separadas: la cantidad total de la pérdida, y el cambio en la tasa de pérdida.

El equivalente a un monte Everest cada dos años

El importe total de la pérdida promediado es de 83 gigatoneladas por año. En comparación, el Monte Everest pesa alrededor de 161 gigatoneladas, lo que significa que los glaciares antárticos pierden una cantidad equivalente en peso de agua al Monte Everest, cada dos años durante los últimos 21 años.

El ritmo de aceleración se sitúa en promedio en un pérdida de 6,1 gigatoneladas por año desde 1992. Durante el período en que se superoponen las técnicas de observación, la tasa de fusión aumento al promedio del año de 16,3 gigatoneladas por año, casi tres veces la tasa de aumento para todo el período de 21 años.

La cantidad total de pérdida se acerca a la media en 84 gigatoneladas.

Fuente | AGENCIAS

Anuncios