Cambio climático causará mayor impacto en el turismo y la generación energética de Uruguay

La Comisión Económica para la América Latina y el Caribe, (CEPAL), presentó su último informe en que realiza sus previsiones en función de los cambios climáticos que se avecinan y en donde Uruguay tendrá algunos aspectos que incluso lo beneficiarán en principio, pero no en el largo plazo.

Si bien las previsiones en el mediano plazo para sectores claves como disponibilidad de agua dulce, biodiversidad, salud en general, niveles del mar, y demás, estarán condicionadas por los aumentos en las temperaturas medias, todo apunta que los “costos de adaptación” al nuevo escenario representarán hasta el 0,5% de los PBI conjuntos en América Latina y el Caribe.

Uruguay, al igual que la región queda condicionada a la variación climática que de no superar un grado, el escenario más favorable pero menos probable, en los próximos 25 años, podría inclusive beneficiarse con mayor actividad turística, pero progresivamente el deterioro de la faja costera, sería un elemento de declive decisorio del futuro.

“La mayor preocupación por el cambio climático se centrará, según estos resultados, en las consecuencias en el sector energético, los fenómenos extremos y la biodiversidad, así como en el turismo a partir de 2050, mientras que los impactos negativos en los sectores primarios se acentuarán si la temperatura aumenta más de 2 ºC respecto de los niveles actuales”, concluye el informe de CEPAL.

Los problemas en la producción de los primeros niveles

Si bien los cambios en alza de la temperatura podrían arrojar un mayor rendimiento de cultivos, y pasturas de calidad durante mayor parte del año, los efectos positivos para los primeros niveles productivos del país, podrían deteriorarse rápidamente si las temperaturas ascienden por encima de los 2 grados centígrados.

Según publica además CEPAL en su página web, en el documento “La economía del cambio climático en América Latina y el Caribe: paradojas y desafíos del desarrollo sostenible”, la región deberá priorizar un desarrollo sostenible en el futuro próximo que preserve activos económicos, sociales y naturales, iuna “meta que deberá lograrse en el marco de un crecimiento económico con mayor igualdad e inclusión social, en una senda de crecimiento con bajas emisiones de carbono”.

En esa línea, CEPAL enfatiza que “el desafío del cambio climático es también el desafío del desarrollo sostenible, y su solución requiere alcanzar un acuerdo global en que se reconozcan las asimetrías y paradojas del problema”.

Fuente | http://www.lr21.com.uy

Anuncios