Brasil sufre la peor sequía en 80 años

Las reservas de agua para la electricidad están sólo al 17%, por lo que los estados del país han preparado un plan de restricciones de agua, como ya han hecho Sao Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro. La situación es “crítica” en Minas Gerais, mientras el ministro de Energía, Eduardo Braga, ha asegurado que el país se enfrenta a “problemas graves” del suministro de energía, si las reservas bajan del 10%.

La presidenta de la estatal Copasa ha asegurado que en Minas Gerais la “situación es crítica” porque el estado se puede quedar sin agua en tan sólo cuatro meses si no llueve antes y si la población no disminuye el consumo en un 30%. En caso de continuar el actual consumo, en cuatro meses no habrá agua.

Desde el Gobierno, a través del representante de Medio Ambiente en Río de Janeiro, ha asegurado que se trata de la peor sequía de los últimos 84 años, según dijo en una entrevista a TV Globo. Y es que, el nivel de la reserva Paraibuna, la mayor de las que aprovisionan Río, ha llegado a volumen cero por primera vez en su historia. El gobernador de Río, Luiz Fernando Pezão, ha pedido a la ciudadanía que economice al máximo el consumo de agua.

Braga, por otro lado, ha señalado que si se mantiene el nivel actual, las energía no será un problema. Las reservas hídricas para electricidad están al 17% en el nordeste, mientras que llegan al 35% en el norte. En el Sur hay un 67%.

Si hay un sector resistente en Brasil es el agropecuario. Una vez más, la producción agrícola ha servido de sustento del crecimiento de su Producto Interior Bruto. En 2013, el país creció un 2,3%, con un peso importante de la expansión del 7% de la agricultura y la recuperación de las inversiones. La actividad en el campo permitió que el PIB creciese a un ritmo mayor del que apuntaban las previsiones más pesimistas.

La cosecha prevista de grano para este año será de récord y está estimada en 193 millones de toneladas, lo que es un nuevo “seguro verde” para el resultado del PIB de este año. A pesar de la sequía en algunas áreas productoras sufrida al comienzo del ejercicio, la analista de la consultoría Agencia Rural Daniele Siqueira cree que eso no va a perjudicar al valor agregado de la agricultura en 2014, porque el área plantada también ha aumentado.

En el último trimestre, la economía brasileña volvió a crecer tras la contracción del 0,5% del tercer trimestre. Con ello, el país disipa los fantasmas de una eventual entrada en recesión, que técnicamente corresponde a dos o más trimestres consecutivos de contracción. La mejora de las exportaciones entre octubre y diciembre ayudaron a conseguir este avance con un alza del 0,7% durante el periodo. Aún así, el dato no es capaz de revertir el pesimismo de los especialistas. “Es un resultado mediocre que está muy por debajo del potencial de la economía brasileña. Para volver a crecer necesitamos un cambio de política, de discurso. Y nada dice que algo vaya a cambiar antes de las elecciones”, dice Roberto Gianetti da Fonseca, vicepresidente del Conselho de Comércio Exterior da Federação das Indústrias do Estado de São Paulo (FIESP).

Y en 2014, la expectativa se repite. “Las previsiones de un crecimiento de entre el 1,8% y el 2,5% son lo más optimistas posibles. No hay cómo estar satisfechos. Es muy triste para el país, mientras vemos que algunos vecinos están creciendo con tasas del 4% o el 5%”, añade. El consumo de las familias subió un 2,3% durante el año, lo que supone el décimo crecimiento anual consecutivo. Sin embargo, es el menor desde 2003.

Uno de los sectores con un pobre desempeño es el industrial. El año pasado creció un 1,26%. Para Vagner Alves, economista de la consultoría Franklin Templeton, es el lado negativo del PIB de 2013. “La recuperación del sector no fue buena, y continuará siendo mala a lo largo de 2014”, opina.

Fonseca, de la FIESP, va más allá. Recuerda que el país vive un proceso de desindustrialización –hay empresas migrando para Paraguay persiguiendo de costes industriales más bajos– compensado por las importaciones, que el año pasado crecieron un 8,4%. La industria depende también de la importación de insumos y la variación cambiaria afectó el sector, así como la competencia con productos del exterior. “En diez años, el cociente de importación subió del 16% al 24% del total de bienes y servicios consumidos en el país”, dice Fonseca.

Vía | negocios.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s