Infestación de pez león en el Caribe y el Océano Atlántico, una epidemia creciente

Con 18 espinas venenosas, esta especie tiene razones de peso para no temer a nada y poder acabar con los arrecifes de coral.

05 Infestación de pez león en el Caribe y el Océano Atlántico, una epidemia crecienteLa especie no es nativa del océano Atlántico. El venenoso pez, que es rápido para reproducirse, es agresivo al buscar comida y podría comer cualquier cosa, y se atiborran tanto que desarrollan una enfermedad en el hígado. Sin predadores que los detengan —excepto el humano — estos animales son capaces de limpiar el 90% de un arrecife.

“La invasión del pez león es probablemente el peor desastre ambiental que debe enfrentar el Atlántico y el mar Caribe”, dijo Graham Maddocks, presidente y fundador de la Ocean Support Foundation, que colabora con el gobierno y algunas agencias de investigación para reducir la población de esta especie en Bermuda.

Mientras el problema comienza a aumentar, muchos en el campo de la conservación marina están preocupados por la vida acuática que rodea al pez león.

El ecologista, James Morris, junto con el National Centers for Coastal Ocean Science (NCCOS) señalaron que aunque no sea la peor epidemia que el Atlántico haya tenido que enfrentar, sí tiene todos los elementos para convertirse en un desastre.

El ambientalista dijo que el pez león ha traido un “gran cambio en la biodiversidad” y es a lo que él llama “el más abundante e invencible depredador en un arrecife de coral (en el Atlántico)”.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=Ch1CHWeffik&feature=youtu.be%5D

El animal fue visto por primera vez hace una década y su población ha crecido rápidamente. La especie produce de 30,000 a 40,000 huevos en pocos días y maduran sexualmente a partir de un año. Actualmente se pueden encontrar en el Amazonas, las Bahamas, el Caribe y las aguas a lo largo de Carolina del Norte.

Al no ser una especie nativa, el pez león es especialmente peligrosa para el ecosistema, porque los peces originarios del Atlántico y el mar Caribe no tienen ese instinto natural para mantenerse alejados de ese depredador.

Los dueños de mascotas en ese estado son los culpables de su liberación en aguas ajenas. Lo creas o no, las evidencias de ADN señalan que todo el pez león del Atlántico proviene de seis de ocho hembras.

A lo largo del mar Caribe, tratan de controlar la población de este pez. Hay competencias en donde el animal es ofrecido como alimento. Para los expertos como Graham Maddocks, esto no es suficiente.

Fuente | cnn.com

Anuncios