Argentina pretende reintroducir a la vida silvestre jaguares criados en cautividad

Argentina ha puesto en marcha un ambicioso proyecto de cría de jaguar destinado a establecer una población auto-sustentable de los grandes felinos manchados en una reserva natural con el fin de evitar su desaparición del país.

JaguarDespués de cuatro años de construcción, el Centro Experimental de Cría de Jaguar cuenta con 10.000 hectáreas en la reserva San Alonso – parte de la Reserva Natural del Iberá-1,3mn hectáreas en la provincia de Corrientes, en el noreste de Argentina – ya está aceptando los residentes.

Han de ser trasladados desde zoológicos, dijo Emiliano Ezcurra, director del Banco de Bosques, una fundación dedicada a salvar los bosques en peligro de extinción de la Argentina y uno de los patrocinadores principales del centro.

El primer residente recién llegado, una hembra llamada Tobuna, ha vivido durante años en cautiverio y ya no es capaz de sobrevivir en la naturaleza, sin embargo aquí sí podría.

“Este será el primer intento de reintroducir jaguares criados en cautividad a su hábitat natural. Y también es inusual para los parques zoológicos que se les pide que donen los animales”, dijo Ignacio Jiménez Pérez, biólogo del programa de reintroducción de la fauna en Iberá. El programa está dirigido por las autoridades argentinas en colaboración con The Conservation Land Trust, una organización sin fines de lucro con sede en San Francisco, California.

Tobuna aún carece de un compañero. Los jaguares masculinos en zoológicos argentinos se consideran demasiado viejos para reproducirse o no aptos para otros motivos. Un zoológico uruguayo ha indicado que puede tener un pretendiente calificado, sin embargo. Si todo va bien, los primeros jaguares jóvenes podran vagar por la reserva en unos dos años.

El centro de cría tiene cuatro recintos 1.200 metros cuadrados para dos pares de jaguares que podrían dar a luz a sus cachorros en condiciones semi-naturales. En espera de los cachorros es un área de aproximadamente 30 hectáreas en una isla aislada en humedales, donde pueden perfeccionar sus habilidades de caza antes de su liberación.

“Esperamos que el proyecto aumentará la población nacional jaguar en un 50%”, dijo Jiménez. Menos de 200 jaguares viven ahora en Argentina.

La palabra “jaguar” viene de “yaguareté” en guaraní, una lengua de un pueblo indígena de lo que hoy es el noreste de Argentina y Paraguay. Un gran número de ciudades en la provincia de Corrientes todavía utilizan el nombre “yaguareté”, y el animal desempeña un papel prominente en la cultura argentina.

Con un peso de hasta 130kgs, el jaguar es el tercer felino más grande después de tigres y leones, y el más grande de las Américas. Su hábitat original – selvas, bosques, praderas y pantanos que se extienden desde el norte hasta el centro de Argentina, e incluso en las cercanías de Buenos Aires – se ha reducido en un 95% en las últimas décadas a tres áreas separadas, dijo Jiménez, quien señaló que en la década de 1980 en particular, muchos jaguares fueron víctimas de la tala y la caza.

Hoy, los argentinos casi no saben que existen. Fundaciones, empresas y zoológicos han estado trabajando con el gobierno de la provincia de Corrientes desde 2005 para ayudar a las especies en peligro en la Reserva Natural Iberá.

Osos hormigueros gigantes se encuentran entre aquellos que han sido reintroducidos con éxito a la vida silvestre. Los tapires, elmamífero más grande de América del Sur, están a punto de seguir como proximo residente en la Reserva.

Fuente | http://www.gulf-times.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s