Lago de Maracaibo, gigante de Venezuela en una espiral descendente

Durante casi un siglo, los depósitos de petróleo bajo el gigante Lago de Maracaibo sirvieron como una fuente de ingresos para los sucesivos gobiernos venezolanos. A cambio, sobre todo en los años transcurridos desde que la industria energética fue re-nacionalizada por el ex presidente Hugo Chávez, ha recibido poco o nada, el abandono está manifiesto.

Lago de Maracaibo-2Desde el momento en que el buzo con un mono de nylon color rojo y zapatillas azules, Chuck Taylor resurge después de reemplazar una tubería oxidada en el cuerpo de agua más grande de América del Sur, comienza una carrera contra el tiempo.

Esta de cabeza a los pies, recubierto por un aceite negro muy oscuro, se trepa a bordo del barco de servicio, velozmente se quita su uniforme y se apresura a un baño de manguera con un compuesto especial para lavar los contaminantes.

La cuenca del lago de Maracaibo generosamente a sido la fuente principal de energía en Venezuela, y aún cuenta con reservas de petróleo comparadas incluso con las de Arabia Saudita, enfrenta la disminución de la capacidad del monopolio productor estatal, Petróleos de Venezuela SA, inerte para gestionar las demandas individuales en aumento para la producción y la protección del medio ambiente.

Hoy en día, el estuario de 13.200 kilómetros de agua, es un cementerio donde se encuentra de todo, desde tuberías abandonadas, desechos plásticos petrolizados, neumáticos y desperdicios en general, se erige como el emblema de una nación dotada de grandes de recursos, pero en espiral descendente hacia el caos.

Recesión económica

La economía venezolana se comenzó a frenar mucho antes de la caída del precio del petróleo de los últimos años. Su crecimiento ahora está sólidamente en terreno negativo, la inflación está por encima del 80 por ciento al año, la más alta en el mundo, según Bloomberg News, y los bonos de referencia del país para el comercio exterior en alrededor de 41 centavos de dólar – que les da un rendimiento de un 20 por ciento – en comparación con el precio máximo de 129 centavos de dólar en el 2006.

Venezuela está más dependiente que nunca de los ingresos petroleros, que representan el 95 por ciento de los ingresos de exportación y casi la mitad de los recursos del gobierno, según el Ministerio de Relaciones Exteriores del país.

Incluso para los estándares de un país tan bendecido con la riqueza de recursos como Venezuela, la cuenca del lago Maracaibo es una maravilla.

Ha sido una importante fuente de producción de petróleo por más de un siglo, casi 43 mil millones de barriles hasta el momento. Con 19 millones de barriles de reservas probadas restantes – más de las reservas totales de Brasil o México – el lago podría proporcionar el mayor alivio para Venezuela, pero el país necesita ser más receptivo al capital externo y la experiencia, más allá de China y Rusia, según Antero Alvarado y Carlos Rossi, analistas de Gas Energy Latin America y EnergyNomics, en entrevistas por separado.

Pérdida de ingresos

En 2006, tres años después de que Chávez proclamó el sector petrolero con seguridad bajo el control del Estado, 1,2 millones de barriles diarios se bombeaban desde la cuenca del lago de Maracaibo.

Pero con una gran parte de los fondos para el mantenimiento y reinversión, son desviados hacia populistas programas sociales – la gasolina tiene un precio de sólo 6 centavos por galón, con un costo para PDVSA de $ 15 mil millones al año – y disminuyendo a 745,164 barriles diarios para el 2014, de acuerdo con cifras del Ministerio de Energía y Petróleo. Eso equivale a $ 8 mil millones en ingresos no percibidos.

Al mismo tiempo, el lago ha degenerado en un guiso de contaminantes que incluyen sulfuro, flúor, amoníaco, nitrógeno, detergentes, cloro doméstico y coliformes fecales, según el sitio web del Instituto para el Control y la Conservación del Lago de Maracaibo-ICLAM, una entidad gubernamental venezolana poco efectiva, creada en 1981 para el cuidado del lago.

FALLAS: primero Transnacionales, luego el Gobierno

“Hay una gran irresponsabilidad gubernamental, no sólo de este gobierno sino de los de hace más de 20 a 30 años”, dijo Gustavo Carrasquel, director general de la Fundación Azul Ambientalistas, una ONG sin fines de lucro dedicada a la protección y conservación del medio ambiente fundada en 1986. “Las transnacionales han destruido el lago y hoy PDVSA no tiene la capacidad operativa para controlar las constantes fugas de petróleo y gas “.

Funcionarios del Ministerio de Energía y Petróleo y PDVSA no respondieron a correos electrónicos o llamadas telefónicas en busca de comentarios sobre la contaminación en el Lago de Maracaibo y la disminución de la producción.

Desde la cubierta de un barco de servicio de PDVSA, cientos de plataformas salpican el horizonte, algunas ociosas y otras aún extraen su recompensa a un ritmo pausado.

El agua es moteada por la lenteja de agua, que puede ahogar tanto el ecosistema como a las pequeñas lanchas de los pescadores. Alrededor de veinte y cinco mil kilómetros de tuberías de petróleo y gas cruzan el fondo del lago, gran parte de ellas corroídas y con fugas.

La Lixiviación de aceite que crea este laberinto bajo el agua se deposita en la superficie, con aspecto tornasolado por los grandes charcos de aceite, está esperando las próximas lluvias las cuales generarían otros impactos ambientales.

Fuga de Gas

Remolinos de gorgoteo en el agua dan testimonio de la permeabilidad de las líneas de gas natural, así, se estima que 50 por ciento del gas natural transportado en el Lago de Maracaibo se pierde debido a interrupciones del suministro por fugas, dijo Antero Alvarado de Gas Energy en una entrevista telefónica.

Venezuela retiene la capacidad para revertir el proceso de producción y detener la contaminación del medio ambiente, comentó el especialista de EnergyNomics, pero el lago es hoy, un tesoro empobrecido y la salida de ingenieros, técnicos y otros veteranos de la industria petrolera están disminuyendo los esfuerzos para su recuperación.

A pesar de su gran potencial de producción, el Lago de Maracaibo también está perdiendo su lugar de honor, dijo y Carlos Rossi, ya que PDVSA cada vez más “está poniendo todos sus huevos en una canasta” – la faja de petróleo pesado del Orinoco, en el lado opuesto del país.

Espiral descendente

Por ahora, la espiral descendente del lago de Maracaibo no conoce límites. Cuando se pone el sol y los barcos vuelven a la orilla, los trabajadores de servicios petroleros fuman cigarrillos y juegan al póquer, en medio del hedor que sale del agua y la basura flotante, sin prestar mayor atención.
Por si fuera poco, en las noches, resulta que el lago es controlado por piratas armados hasta los dientes que merodean sometiendo a las pequeñas embarcaciones equipadas con motores fuera de borda, utilizadas por pescadores artesanales.

Los piratas además roban teléfonos móviles y dinero en efectivo a los empleados de las tripulaciones fijas en el agua, y muchas veces bienes de PDVSA como cables valiosos, motores y piezas de repuesto.
Pero a medida que la embarcación se aproxima a la orilla, permite a los miembros de la tripulación ver que no están en peligro, la tensión se disipa. El juego de póquer continúa. Esta vez, al menos, el Lago de Maracaibo no supone ningún riesgo.

Por Pietro D. Pitts | Vía Bloomberg | Traducido por Gustavo Carrasquel | ANCA24

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s