Derretimiento extremo del hielo Ártico lleva a tierra a miles de morsas en Alaska (Video)

La supervivencia de las morsas está amenazada, ya que fueron obligadas a llegar a tierra en una isla remota, debido a la pérdida extrema de hielo marino del Ártico, consecuencia del cambio climático.

walruses-ashore-Alaska-2El primer avistamiento reportado de animales obligados a desembarcar en el Mar de Chukchi fue por un fotógrafo el 23 de agosto, y confirmado por los pobladores de la aldea remota de Point Lay según informó el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE.UU.

Tales desplazamientos, obligados por la ausencia de hielo marino en donde puedan descansar y alimentarse, pone a los animales en peligro de estampida en un espacio limitado con la barrera que representa tierra firme.

Los animales son fácilmente asustados por aviones o curiosos, según advirtieron los científicos del gobierno. Las muertes por ser pisoteadas es uno de los mayores riesgos naturales que enfrentan.

La cubierta de hielo marino en los meses de invierno cayó a un nuevo mínimo este año a causa del cambio climático y los patrones climáticos anormales.

Algunos científicos creen que el Ártico podría quedar sin hielo del todo en los meses de verano por la década de 2030, con profundos efectos para las comunidades locales indígenas que dependen del hielo, así como la fauna que depende de condiciones extremas.

Desde el año 2000, la migración forzada de las morsas y sus crías a las islas de barrera como Point Lay, conocida como “el arrastre”, se ha convertido en un hecho cada vez más regular, de acuerdo con científicos del gobierno estadounidense.

“Muchas morsas parecen preferir la barrera de islas al norte de Point Lay con el arrastre,” comentó Jim MacCracken, un biólogo de vida silvestre en supervisión con el Fish and Wildlife Service.

El año pasado, hasta 40.000 animales, principalmente hembras y sus crías, se vieron obligados a ir a tierra. Fue el mayor arrastre de su tipo conocido en los EE.UU, según los científicos del gobierno. La Autoridad Federal de Aviación está desviando los vuelos y a los pilotos se les pidió mantener su distancia para evitar una estampida.

Científicos de la agencia informaron que cerca de 60 morsas jóvenes murieron a causa del hacinamiento y las estampidas.

“La morsas menudo huyen en respuesta a la vista, el sonido, el olor de los humanos o máquinas. Las morsas son particularmente sensibles a los cambios en el ruido de los motores y son más propensas a la estampida de playas cuando los aviones vuelan a baja altura”, dijo en un correo electrónico Andrea Medeiros, una portavoz del servicio de pesca y vida silvestre.

Los aldeanos han estado temiendo la posibilidad de un registro de repetición de arrastre, y a principios de agosto hicieron un llamado a los extranjeros para mantenerse lejos de la zona.

“No creemos que este tipo de visitas son en el mejor interés de las morsas y ellos no se alinean con la función de protección en los recorridos, hemos desarrollado medidas que nos fijamos en el lugar para prevenir disturbios,” manifestó Leo Ferreira III, presidente tribal de Point Lay, en un comunicado distribuido por las agencias del gobierno de Estados Unidos.

Gary Braasch, un fotógrafo del medio ambiente, dijo que vio por primera vez las morsas que vienen en tierra en el extremo sur de la isla de la barrera, a unos tres kilómetros de la aldea de Point Lay, en la tarde del 23 de agosto.

Braasch ha gastado cerca de una década en fotografiar evidencia del cambio climático en Alaska, y ha registrado el seguimiento de los movimientos de las morsas etiquetadas a través de los proyectos de mapeo de US Geological Survey.

Funcionarios Servicio de Pesca y Vida Silvestre acusaron a Braasch de violar las garantías de vuelo y poner a los animales en peligro, una acusación que él rechazó.

“Varios de nuestros biólogos vieron las imágenes y señalaron que parecía que muchos animales estaban en tierra y parecían estar agitados y huyendo de la zona”, dijo Medeiros. “Acosar morsa es contra la ley. Operar una aeronave en una forma que constituya acoso a las morsas e inquietarlas está prohibido por la Ley de Protección de Mamíferos Marinos”.

Braasch dijo que el piloto no sobrevoló intencionalmente cerca, voló varios cientos de metros más allá de las directrices de vuelo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, para evitar el riesgo de estampida. Dijo que tomó su fotografía a más de un kilómetro de distancia. “No estábamos ni siquiera cerca de los límites que establecen”.

walruses-ashore-Alaska-3

Fuente | http://www.theguardian.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s