Cuba y Estados Unidos suscriben declaración conjunta sobre protección ambiental

Cuba y Estados Unidos firmaron en La Habana una declaración conjunta dirigida a cooperar en materia de protección ambiental.

El documento recoge áreas de beneficio común para ambos países, entre ellas el manejo sostenible de los recursos naturales y ecosistemas compartidos, en particular la biodiversidad marina.

Asimismo, se refiere al tratamiento de las causas y los efectos del cambio climático, y a las medidas para la reducción de riesgos de desastres naturales.

La declaración suscrita en la sede del Departamento de Estado expresa la voluntad de impulsar el intercambio de información científica y tecnológica, así como de desarrollar investigaciones conjuntas y avanzar en la colaboración.

Por la parte anfitriona firmó el documento el subsecretario adjunto para Océanos y Pesca del Departamento de Estado, David Balton, y por la cubana lo hizo el embajador de Cuba en Estados Unidos, José Ramón Cabañas.

Este es el segundo instrumento bilateral que se materializa entre Washington y La Habana en la última semana, después del rubricado el 18 de noviembre en la capital cubana, donde ambas naciones acordaron un Memorando de Entendimiento para la Cooperación en la Conservación y Manejo de Aéreas Marinas Protegidas.

A finales de 2015, la colaboración se inició cuando la NOAA, el Servicio Nacional de Parques EE.UU. (NPS) y el Centro Nacional de Áreas Protegidas de Cuba hicieron un acuerdo para compartir la investigación científica de manera que las dos naciones podrían unirse a los esfuerzos en materia de recursos de importancia ecológica en el Caribe.

Su atención se centrará en cinco áreas: el Parque Nacional Guanahacabibes de Cuba, que incluye los arrecifes de coral situados en alta mar en el Banco de San Antonio; Bancos de jardín de flores y Cayos de Florida Santuarios Marinos Nacionales (ambos con NOAA); refugios de tortugas y parques nacionales del NPS.

Los arrecifes coralinos cubanos son conocidos por ser algunos de los de la región más prístinos. El que está en el Banco de San Antonio alberga una increíble variedad de 100 especies de peces, 15 especies de coral, 40 tipos de esponjas, tortugas y otras especies marinas. También sabemos que todo es fluido en los océanos y se entrelazan la salud de los arrecifes de los dos países.

“Las corrientes oceánicas no conocen fronteras”, señaló Billy Causey de la NOAA. “Son una cinta transportadora que mueve la vida marina importante entre nuestros países. Trabajar juntos nos ayudará a preservar estos recursos naturales en beneficio de toda la región”.

Por esa razón, los científicos de NOAA compararán los arrecifes de la región Caribe. Esto proporcionará aprendizajes sobre como el cambio climático y otros efectos que las actividades humanas están teniendo causando impacto en estos ecosistemas.

Vía http://www.hngn.comhttp://www.cubadebate.cu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s